*

Behobia – San Sebastián

Behobia – San Sebastián Una carrera en la mirada

KM0

Un fuerte pero corto repecho para acceder a la carretera de dos carriles por su izquierda

Compañeros de asfalto

En Euskadi he vivido mis mayores alegrías, algunas de las más hondas e importantes lecciones de vida y atletismo han llegado aquí.

La primera vez que visité Donosti me hablaron de una prueba "distinta a todas", una prueba que no entendía de palabras, pero sí de sentimientos... una prueba que refleja el sentir de una ciudad y que debes correr para comprender.

Pasaron los años hasta que por fin pude correr e intentar ganar mi primera BSS. El resultado ya es sabido, y curiosamente, ¡LO DE MENOS!, aquí y de la forma más extrema y profunda, valoré que las victorias son relativas y necesitan MUCHO más que cruzar una línea de meta en primer lugar. Necesitan compañía, necesitan motivos y necesitan COMPAÑER@S de viaje... todos esos que alcanzan la meta cada uno con una historia detrás, cada uno con un objetivo y una motivación.

Las imágenes de meta de la Behobia - San Sebastián transmiten y emocionan, ¡llegan a poner los pelos de punta! Esta carrera es dura y exigente y requiere muchísimo a nivel físico y mental. Es una carrera para correr con la cabeza y vivir con el corazón...

Disfrutad compañeros de LA CARRERA, de la hospitalidad de la ciudad y del ánimo, cariño y respeto de sus ciudadanos, de la riqueza de su gastronomía, la magia de sus calles y el espíritu de "su Behobia".

¡Nos vemos en la meta! - Pedro Nimo del Oro, compañero de asfalto

KM1

Recta totalmente llana que discurre junto al río Bidasoa y que lleva a los atletas hasta las inmediaciones de Irun

Vuela sobre el recorrido con los comentarios de Antxon Blanco

KM2

Tramo con ligeras pendientes por el centro de la ciudad en la que el público se agolpa en las cunetas para animar a los corredores

Consejos imprescindibles sobre alimentación

  • Ni los días anteriores ni mucho menos el día de la prueba son los más adecuados para hacer experimentos. No pruebes cosas nuevas el día de la carrera.
  • Si ese día quieres beber algo, tomar geles, barritas o lo que sea deberías probarlo antes, en los entrenamientos previos.
  • Los días previos a la carrera es conveniente llevar una dieta rica en hidratos de carbono, alimentarse bien pero sin pasarse.
  • Lo más recomendable son alimentos que aporten la energía necesaria pero que digieras con facilidad.
  • Es muy importante no saltarse el desayuno, ya que es la base para rendir adecuadamente durante el resto de la jornada.
  • Lo mejor es desayunar al menos tres horas antes de que comience la prueba. Pan con mermelada, cereales, algo de proteína (algún lácteo, fiambre…), algo de fruta.
  • Se puede tomar un pequeño tentempié dos horas antes de la prueba (alguna barrita, un plátano...) pero recuerda, nada de experimentos ese día. Podemos pagarlo durante la carrera.
  • Durante la carrera recuerda hidratarte a menudo. Es recomendable beber en todos los avituallamientos. Si es necesario párate y bebe tranquilamente.
  • Si hace calor, viento, lluvia, hay que adecuarse a las circunstancias y olvidarse del crono.
  • Si a lo largo de la prueba sentimos calambres, mareos o pérdida de visión, es imporante detenerse, solicitar asistencia y si es necesario abandonar la carrera.

Recuerda, la salud es lo primero

KM3

Llegan los primeros toboganes a medida que la carrera se acerca a Ventas

Miradas, sudor y aplausos

KM4

En ligera bajada, últimas zancadas tras salir de Irun y después de haber pasado por el alto de Arretxe (Km 3'4)

Guía para las 48 horas previas

Lander Castro, entrenador personal, y Gabriela Uriarte, nutricionista, explican cómo afrontar las últimas horas previas a la prueba según las características de cada corredor. Cómo tienen que ser los últimos entrenamientos, qué tipo de estiramientos realizar o lo que hay que comer en los momentos clave para no tener dificultades ante los 20 kilómetros de carrera.

KM5

Terreno favorable y en bajada para recuperar un poco antes de enfrentarse a las rampas más temidas, las de la subida a Gaintxurizketa

Los puntos clave de la carrera

KM6

Un fuerte pero corto repecho sirve de acceso a las rampas de Gaintxurizketa

«Correr la Behobia con 12 años fue como un juego»

Los hermanos Josu y Javi Vallés Pescador todavía recuerdan con cariño aquel 13 de noviembre de 1983. Tenían 12 años y, a pesar de su temprana edad, participaron en la Behobia-San Sebastián. Y volverán a correrla.

KM7

Parte principal de la subida a Gaintxurizketa en la que es importante adoptar un buen ritmo y no cebarse

La vestimenta adecuada: consejos prácticos

  • El día de la carrera no estrenes nada, utiliza ropa y zapatillas con las que hayas entrenado antes y con las que te sientas cómodo
  • Una rozadura, una uña rota o una ampolla en el kilómetro siete te pueden amargar la carrera. Si eres propenso a las rozaduras, utiliza alguna crema o vaselina para porteger las zonas más sensibles (axilas, pezones, cara interna de los muslos…
  • Recuerda atarte bien las zapatillas. Un cordón suelto puede provocar una caída y además, parar para atarte una zapatilla te rompe el ritmo de la carrera
  • No existe la zapatilla perfecta, cada uno tiene un cuerpo y un estilo de correr distinto por lo que existen tantas zapatillas buenas como tipos de corredores
  • Si no conoces tu pisada siempre puedes hacerte un análisis para determinar lo que mejor se adapta a tu pie
  • Ante todo, elige prendas cómodas. A ser posible, 'camisetas técnicas', como las que suelen regalar las principales pruebas atléticas
  • En caso de lluvia el día de la prueba es importante intentar mantenerse seco antes de la carrera
  • Si eres de los últimos en salir y tienes que estar mucho rato esperando siempre puedes llevar una bolsa de basura para ponerte por encima de la ropa hasta la hora de la salida

KM8

Último esfuerzo para coronar Gaintxurizketa con el impulso y los ánimos del público; comienza la bajada hacia Errenteria

¿Cuánto gasta un corredor en material?

KM9

Tan importante es encontrar un ritmo para subir las cuestas como para bajarlo; si aciertas es un tramo para recuperar y disfrutar

Las camisetas de la carrera

KM10

Se mantiene el terreno favorable; en Lintzirin está el ecuador de la carrera

Diálogo entre un veterano y un novato

La experiencia de Juan Mari Garin se vuelca en en Asier Perea, que este año participa por primera vez en la carrera guipuzcoana

KM11

En las inmediaciones de Errenteria comienza el tramo más llano de todo el recorrido

Alcanzar las otras metas

En alguna ocasión he escrito que correr la Behobia es algo más que terminar una carrera. La Behobia es más que una competición. Es ese sentimiento de alcanzar un reto deportivo. Pero no entendamos mal ese reto y se convierta en obligación, en sufrimiento. Todo lo contrario. En la Behobia el disfrute se antepone a los clásicos planteamientos del deporte. Se va acercando a un fenómeno social más que a una competición. Y esto hace grande a la popular de las populares.

Cuando los corredores cruzan el arco de salida, su objetivo es atravesar el del Boulevard. Pero esa meta es, quizás, la menos importante. Y aunque todos suframos el tic de mirar nuestro cronómetro y fijarnos en el reloj de carrera, las metas y los registros son otros muy diferentes.

La superación y el esfuerzo encaminan al atleta al gozo que proporciona el running. Nadie va a negar que en el ejercicio de correr 20 kilómetros, existan momentos de angustia, de padecimiento. Y sin embargo estas circunstancias elevan aún más ese disfrute tan personal.

La Behobia tiene, además, una peculiaridad que la convierten en casi única. Ese deleite de correr por correr no se alcanza aquí con el ensimismamiento del runner, centrado exclusivamente en sus sensaciones. No. En la B/SS ese placer se multiplica por la interrelación con el espectador, con el repetido aplauso, con el constante apoyo que se recoge metro a metro de la carrera.

Entonces, el cansancio disminuye, la fatiga se retarda... y hasta pierde importancia que la meta aún esté lejos y los minutos caigan como mazazos en nuestro sudado cronómetro.

Porque las otras metas habrán merecido la pena.

Antxon Blanco

KM12

Aplausos y ánimos no van a faltar en el tramo que atraviesa la Alameda de Errenteria

La Behobia de 1980

La Filmoteca Vasca tiene entre sus fondos estas bellas imágenes de la edición celebrada el 9 de noviembre de 1980, a su paso por la entrada al puerto de Pasajes. En ellas pueden verse, entre otros atletas, a los hermanos Juan Mari y Peio Garin, además de a María Luisa Irizar. Los ganadores fueron precisamente Juan Mari Garin (con un tiempo de 1:03:26) e Irizar (1:22:35).

KM13

La salida de Errenteria guarda una pequeña trampa en la subida de Capuchinos: una corta e intensa rampa que se deja sentir en la musculatura

La Behobia de los txikis

KM14

Antes de llegar a la bahía y el puerto de Pasaia hay que superar los últimos metros ascendentes y duros de Capuchinos

Correr a ciegas

Tener alguna discapacidad no es obstáculo para participar en la Behobia – San Sebastián. Así lo demuestra Rafa, quien pese a sus grandes problemas de visión prepara con ilusión su participación en la carrera.

KM15

Una pequeña subida y su correspondiente bajada sirven de entrada por Buenavista a San Sebastián

Miradas de superación

KM16

El alto de Miracruz asoma en el horizonte; un kilómetro para encarar el último ascenso de la jornada

«El objetivo debe ser llegar a meta sonriendo»

El doctor Haritz Esnal ofrece varias pautas básicas para disfrutar de la carrera y evitar que la salud del corredor no se resienta ni durante ni tras la misma.

KM17

Superado el alto de Miracruz la silueta de la ciudad asoma en el horizonte; comienza la bajada por la Avenida de Ategorrieta hacia Gros

La Behobia tiene muchos colores especiales

Cantaban 'Los del Río' que «Sevilla tiene un color especial». Lo decían porque no conocían la Behobia-San Sebastián, esa carrera de los mil y un colores especiales. Tiene tantos como corredores; cada uno con su historia, con su reto, con su razón para enfrentarse, en uno de esos 'sinsentidos' de la vida, a veinte kilómetros de 'sufrimiento' que solo aquellos que deciden correrla saborean... El que tiene como objetivo ganar siempre podrá contar cómo lo consiguió o cómo se le escapó la gloria en el Boulevard; el que sueña con alcanzar la meta siempre podrá recrearse en los kilómetros y kilómetros que tuvo que hacer los meses previos para lograrlo.

Decía Haruki Murakami en 'De qué hablo cuando hablo de correr' que «las carreras de larga distancia han ido educando y formando (en mayor o menor medida, para bien o para mal) a esta persona que soy yo ahora. Así que, en adelante y mientras me sea posible, tendré que seguir viviendo y sumando años junto a todo lo que tenga que ver con ellas». Lo dice todo. La Behobia es una carrera que gente de todas las edades corre año tras año. Incluso hay quienes no pueden usar la combinación de sus dedos de los pies y de las manos para contabilizar las ocasiones en las que se han dado cita en noviembre para participar. Se han ido «educando y formando», como destacaba Murakami, generalmente para bien. La Behobia les ha visto crecer. Y, por supuesto, lo seguirá haciendo.

La Behobia, a fin de cuentas, es una carrera especial. Con su color inclasificable. Con su pincelada por aquí y su brochazo por allá de miles de corredores que, aunque jamás hayan pintado, dibujan sobre el asfalto guipuzcoano una vez al año una obra de arte llamada Behobia-San Sebastián.

Karel López, periodista

KM18

La carrera entra en el tramo final en el que el atleta encuentra terreno favorable

El sabor de la victoria

Los dos últimos ganadores de la Behobia – San Sebastián relatan cómo fue su experiencia en todo el recorrido y al recorrer la recta de llegada en solitario.

KM19

Entre el aliento y los ánimos del público que abarrota el recorrido, el atleta encara el tramo ligeramente ascendente de la Avenida de Navarra para llegar hasta la recta de la Zurriola

Una carrera que se ensancha en tiempo y espacio

Más que una carrera, pero también más que el desafío personal de cada uno de los miles de participantes. La Behobia – San Sebastián tiene un peso creciente a nivel social, cultural y económico en nuestro territorio. Pocas personas hay que no la conozcan dentro de Gipuzkoa y cada vez menos en el entorno más cercano. Miles de franceses, vizcaínos, alaveses y navarrosson asiduos de una carrera que también viven como propia. Y qué decir de los catalanes, que hacen un puente terrestre para desplazarse dos días a vivir entre nosotros con la carrera como excusa.

Una carrera que ha ensanchado en los últimos años su recorrido hasta ocupar espacios y tiempos más allá de lo deportivo. Cualquier localidad cercana a Donostia o Irun nota en cada esquina que se acerca noviembre… decenas de 'runners' recorren cada esquina de nuestras localidades las semanas previas. La prueba centra conversaciones no solo en gimnasios y polideportivos, sino en cenas de cuadrillas o comidas familiares. «¿Te has animado este año, entonces?» ¿Y quién no conoce a un puñado de personas que van a participar? Pocos.

Se amplía la prueba a los días previos, pero también en el espacio que ocupa en la vida diaria hasta explotar en un fin de semana digno de agosto, con miles de participantes y acompañantes que pueblan las calles y las terrazas. Una Behobia – San Sebastián que impacta y genera a su paso un regero de dinero también: En 2014 un estudio de la Universidad de Deusto cifraba el gasto directo por corredor en 337 euros, elevando la cifra final a 7,7 millones. Y nada menos que 6,1 millones más de gastos indirectos, del que se benefician fundamentalmente la hostelería (68%) y el comercio (18%). Un total de 14,9 millones de euros generó la Behobia – San Sebastián en 2013, una cifra que sin duda se ha quedado corta en posteriores ediciones.

KM20 - META

Apenas 1.000 metros para culminar el reto; los aplausos llevan en volandas a los corredores por la Zurriola y el puente del Kursaal hasta cruzar la meta

Toda la información de la carrera

Los 20 kilómetros dan para muchas miradas sobre la misma. Todos ellas estarán el día de la carrera en:

www.diariovasco.com/deportes/atletismo/behobia-sansebastian
  • Información práctica de la carrera, reportajes y declaraciones de los ganadores
  • Retransmisión íntegra en directo (y también en diferido)
  • Todas las fotos del ambiente dentro y fuera de la carretera
  • Clasificaciones completas
  • Vídeo con la llegada de cada uno de los participantes
  • Portada de El Diario Vasco personalizable con la foto y el tiempo de cada corredor
  • Y tus opiniones, sugerencias o quejas sobre la carrera